• El presidente de Estados Unidos, Barack Oabama.

    El presidente de Estados Unidos, Barack Oabama.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, viajará a fines de mayo a Hiroshima, convirtiéndose así en el primer presidente de Estados Unidos en ejercicio en visitar esa ciudad japonesa destruida por una bomba atómica estadounidense en 1945, pero no se disculpará de la masacre provocada.

El objetivo de ese desplazamiento no es pedir disculpas por la decisión, tomada hace 71 años, de recurrir al arma nuclear, sino ofrecer “una perspectiva enfocada en nuestro futuro compartido”, destacó el martes la Casa Blanca, consciente del carácter sensible de esta visita altamente simbólica.

El objetivo de ese desplazamiento no es pedir disculpas por la decisión, tomada hace 71 años, de recurrir al arma nuclear, sino ofrecer “una perspectiva enfocada en nuestro futuro compartido”, destacó la Casa Blanca.

Los ataques contra Hiroshima (140 000 muertos) y tres días después contra Nagasaki (74 000) aceleraron la capitulación de Japón y el fin de la II Guerra Mundial el 15 de agosto de 1945.

Obama, quien convirtió a la desnuclearización en una de sus prioridades, irá al Parque del Memorial de la Paz, un lugar que recuerda el infierno nuclear que devastó la ciudad cuando el bombardero estadounidense, bautizado Enola Gay, lanzó la bomba atómica a las 08H15 del 6 de agosto de 1945.

Desde su primer año en el poder, Obama expresó su deseo de visitar Hiroshima y Nagasaki, ambas en el sur del país asiático. “Sería algo muy importante para mí”, había declarado durante un viaje a Japón a fines de 2009.

Estará en Hiroshima el próximo 27 de mayo después de participar en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de los países del G7 en el parque natural de Ise-Shima, pequeña ciudad del centro del archipiélago.

“El presidente realizará una visita histórica a Hiroshima con el primer ministro (Shinzo) Abe, para subrayar su compromiso con la paz y la seguridad en un mundo sin armas nucleares”, indicó el gobierno estadounidense en referencia a esta cuarta -y probablemente última- visita de Obama a Japón antes de abandonar la Casa Blanca en enero.

El pasado 11 de abril, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se mostró emocionado al visitar el memorial de paz de Hiroshima, sin embargo, no se disculpó de parte de su Gobierno por la tragedia que provocó su país al lanzar bombas atómicas sobre esa población japonesa.

fdd/nii/