Actos Preferibles y Recomendables Durante el Sagrado Mes de Ramadán

 El ayuno del Mes de Ramadán es obligatorio para el musulmán. Tal obligación se encuentra sujeta a una serie de normas, y si bien atenerse o restringirse a la cumplimentación de dichas normas nos libra de caer en la desobediencia, el ayuno que conforma el alimento del espíritu es aquel que es aceptado por el Misericordioso, y para facilitar que se produzca esa aceptación existen numerosos actos preferibles, algunos de los cuales se mencionan a continuación:

Actos preferibles:

1. Tener la intención de ayunar, tomar conciencia, adquirir conocimiento y saber el significado del Sagrado Mes del Ramadán.
2. No proferir malas palabras o insultos.

3.Al-Iftâr (es decir, desayunar), y es preferible retrasar el Iftâr hasta después de la oración del
‘ishâ’, a menos que lo haya invadido la debilidad o hubiera gente esperándolo (para comer).

4. Romper el ayuno con algo halâl o lícito, cuya procedencia esté libre de dudas, especialmente con dátil para que incremente así la recompensa de salât cuatrocientas veces. Y es bueno realizar también el iftâr ya sea con dátil maduro y seco (tamr), o dátiles maduros frescos (rutab), o algo dulce, y con agua caliente.

5. Dar limosna (sadaqah) en el momento del Iftâr, y que dé de desayunar a los ayunantes, aunque sea con una cantidad de dátiles o con un sorbo de agua. Y se transmitió del Profeta –las bendiciones y la paz sean con él y con su purificada familia-: “Por cierto que quien dé de desayunar a un ayunante, obtendrá la misma recompensa del ayunante, sin que (por ello) merme nada de su recompensa, y obtendrá la misma recompensa de lo que haya hecho de bien, por la fuerza de dicha comida”.
Y transmitió el Aiatul•lah Al-‘Al•lâmah Al-Hil•lî en la Risâlah As-Sa‘dîiah, que el Imam As-Sâdiq (a.s.) : “Por cierto que cada vez que un creyente dé de comer a un creyente (aunque sea) un bocado en el Mes de Ramadán, Al•lah escribirá para él la recompensa de quien libera a 30 esclavos creyentes y tendrá ante Al•lah Ta‘âla la respuesta a una súplica”.

6. Comer a la madrugada, antes del alba, preferiblemente algo dulce y realizar las súplicas correspondientes acompañadas con la lectura del Sagrado Corán.

7. Recitar la Sûra Al-Qadr (Nº 97) en el momento del Iftâr.

8. Fue transmitido el hecho de recitar cada noche la Sura Al-Qadr mil veces.

9. Recitar la Sûra Hâ mîm Ad-Dujân (Nº 44), cada noche cien veces si es que le resulta posible.

10. Recitar mucho el Generoso Corán y al hacerlo dedicárselo al espíritu de uno de los Catorce Infalibles, así su recompensa se duplicará.

11. Decir siempre el “Salawât” (las bendiciones al Profeta), astagfirul•lah (“Pido perdón a Dios”) y la ilaha il•lal•lah (“No hay divinidad más que Dios”).

La súplica Yaushan Kabir se halla en Mafâtîh al-Ÿinân. Según relata el Imam
Zain Al- ‘Abidîn (a.s.), es una súplica que el Arcángel Gabriel trajo para el Profeta (s.a.w.) en una de las batallas. En el momento en que el Profeta se había colocado una armadura cuyo peso le incomodaba, Gabriel le transmitió: “¡Oh Muhammad, Tu
Señor te envía Sus saludos y te pide que te quites esta armadura y recites la siguiente súplica que es la salvación para ti y tu comunidad”. El dicho sigue con muchos más méritos para quien realice esta súplica, pero expondremos sólo algunos de ellos:
Quien la escribiera sobre su mortaja, Dios, Altísimo, por respeto a esa súplica, no lo castiga.
Quien la recitara al comienzo del Mes de Ramadán con sincera devoción, Dios le brindará la bendición de la Noche del Qadr y creará para él setenta mil ángeles que glorifican y adoran a Dios, mientras que la recompensa de sus actos se computan para aquél que recitó la súplica.
Quien la recitara tres veces durante el Mes de Ramadán, Dios, Altísimo, hará prohibido su cuerpo para el fuego y su morada será el Paraíso.

Además, Dios pondrá dos ángeles que lo protegerán de los pecados y estará bajo la protección de Dios mientras viva.

Día 1:
al•lâhumma-ÿ‘al siâmî fîhi siâma-s sâ’imîn ua qiâmî fîhi qiâmal qâ’imîn ua nabbihnî
fîhi ‘an naumat-il gâfilîn ua hablî ÿurmî fîhi iâ ilâhal ‘âlamîn ua‘fu ’annî iâ ‘âfîan ‘anil
muÿrimîn
¡Oh, Dios mío! Haz que mi ayuno en este (día) sea como el ayuno de los (verdaderos) ayunantes, y mi adoración en este (día) como la de los (verdaderos) adoradores; despiértame en este (día) de la somnolencia de los desatentos, y dispénsame en este (día) mis pecados. ¡Oh Señor de los Universos! ¡Perdóname, oh Quien perdona a los pecadores!

Día 2:
al•lâhumma qarribnî fîhi ilâ mardâtika ua ÿannibnî fîhi min sajatika ua naqimâtika
ua uaffiqnî fîhi liqirâ’ati âiâtika birahmatika iâ arham-ar râhimîn
¡Oh, Dios mío! Acércame en este (día) a Tu satisfacción, y aléjame en este (día) de Tu ira y Tu cólera, y hazme exitoso en este (día) para recitar Tus aleyas. ¡Por tu Misericordia, oh, el más Misericordioso de los Misericordiosos!

Día 3:
al•lâhumma-r zuqnî fîhidh dhihna uat tanbîh ua bâ’idnî fîhi mina-s safâhati ua-t
tamuîh uaÿ‘al lî nasîban min kul•li jairin tunzilu fîhi biÿûdika iâ aÿuadal aÿuadîn
¡Oh, Dios mío, agráciame en este (día) con la conciencia y la atención y aléjame en este (día) de las vanidades e ignorancia, y hazme partícipe de toda bondad que desciendas en este (día). ¡Por tu Munificencia, oh, el más Munífico de los Muníficos!

Día 4:
al•lâhumma qauuinî fîhi ‘alâ iqâmati amrik ua adhiqnî fîhi halâuata dhikrik ua
auzi’nî fîhi li adâ’i shukrik bikaramika uahfazdnî fîhi bihifzdika ua satrik iâ
absaara-n nâzhirîn
¡Oh, Dios mío, fortaléceme en este (día) en el cumplimiento de tu mandato, y hazme saborear en este (día) la dulzura de tu recuerdo e inspírame en este (día) el agradecimiento a Ti! Por tu generosidad, protégeme en este día con tu protección y tu cobertura. ¡Oh, el mejor Observador entre los Observadores!

Día 5:
al•lâhumma-ÿ‘alnî fîhi minal mustagfirîn ua-ÿa’alnî fîhi min ‘ibâdika-s sâlihînal
qânitîn ua-ÿa’alnî fîhi min auliâ’ikal muqarrabîn bira’fatika iâ arham-ar râhimîn
¡Oh, Dios mío, cuéntame en este (día) entre aquéllos que te piden perdón y establéceme en este (día) entre los siervos benevolentes y obedientes, y cuéntame en este (día) entre los amigos más próximos a Ti! Por tu amor ¡Oh, el más Misericordioso de los Misericordiosos!

Día 6:
al•lâhumma lâ tajdhulnî fîhi lita‘arrudi ma’siiatika ua lâ tadribnî bisiâti naqimatika
ua zahzihnî fîhi min mûÿibâti sajatika bimannika ua aiâdîka iâ muntahâ ragbat-ir
râgibîn
¡Oh, Dios mío, no me humilles en este (día) por mis desobediencias y no me azotes en este (día) con el látigo de Tu cólera, y aléjame en este (día) de todo aquello que atraiga Tu ira! Por tu Bondad y Gracia. ¡Oh, el máximo deseo de quienes te desean fervorosamente!

Día 7:
al•lâhumma a’innî fîhi ‘alâ siâmihi ua qiâmih ua ÿannibnî fîhi min hafauâtihi ua
azâmih ua-r zuqnî fîhi dhikraka bidauâmihi bitaufîqika iâ hâdial mudil•lîn
¡Oh, Dios mío, ayúdame en este (día) a realizar el ayuno y la práctica de adoración, y aléjame en este (día) de los errores y pecados! Agráciame en este (día) con el continuo recuerdo de Ti a través del éxito que Tú me brindas. ¡Oh, Guía de los extraviados!

Día 8:
al•lâhumma-r zuqnî fîhi rahmatal aitâm ua it’âma-t ta’âmi ua ifshâ’a-s salâmi ua
suhbatal kirâm bitaulika iâ malÿa al-‘amilîn
¡Oh, Dios mío, agráciame en este (día) para ser compasivo con los huérfanos, ofrecer alimento a los hambrientos (ayunantes), extender el saludo (entre los musulmanes) y la compañía de los nobles. Por tu Merced, ¡Oh, refugio de los esperanzados!

Día 9:
al•lâhumma-ÿ‘al lî fîhi nasîban min rahmatikal uâsi’ah uahdinî fîhi libarâhînika-s
sâti’ah ua judh binâsiatî ilâ mardâtika-l ÿâmi‘ah bimahabbatika iâ amalal
mushtâqîn
¡Oh, Dios mío, hazme partícipe en este (día) de tu vasta Misericordia, guíame en este (día) hacia Tus evidencias claras, y condúceme (tomado) del copete hacia Tu Satisfacción completa! Por tu amor, ¡Oh esperanza de quienes te anhelan!

Día 10:
al•lâhumma-ÿ‘alnî fîhi minal mutauakkilîna ‘alaika ua-ÿ’alnî fîhi minal fâ’izîna
ladaika ua-ÿ’alnî fîhi minal muqarrabîna ilaik bi ihsânika iâ gâiata-t tâlibîn
¡Oh, Dios mío, establéceme en este (día) entre aquéllos que se encomiendan a Ti (en todos sus asuntos), cuéntame en este (día) entre quienes son venturosos ante Ti y cuéntame en este día entre los próximos a Ti! Por tu Bondad, ¡Oh, Meta de quienes te buscan!

Día 11:
al•lâhumma habbib ilâîia fîhil ihsân ua karrih ilâîia fîhil fusûqa ual ‘isiân ua
harrim ‘alaiia fîhi-s sajata uan nîrân bi’aunika iâ giâzal mustagîzîn
¡Oh, Dios mío, haz que ame en este (día) la bondad, y haz que aborrezca la corrupción y el pecado. Y prohíbeme en este día tu cólera y el fuego! Por tu auxilio, ¡Oh, Auxiliador de quienes te imploran!

Día 12:
al•lâhumma zaîinnî fîhi bi-s sitri ual ‘afâf uasturnî fîhi bilibâsil qunû’i ual kafâf
uahmilnî fîhi ‘alal ‘adli ual insâf ua âminnî fîhi min kul•li mâ ajâf bi’ismatika iâ
‘ismatal jâ’ifîn
¡Oh, Dios mío, engaláname en este (día) con el ornamento del pudor y la dignidad, y vísteme en este (día) con la vestimenta de la conformidad y satisfacción! Condúceme hacia la justicia y equidad y bríndame seguridad en este (día) frente a lo que temo. Por Tu protección, ¡Oh, Protector de los Temerosos!

Día 13:
al•lâhumma tahhirnî fîhi mina-d danasi ual aqdhâr ua sabbirnî fîhi ‘alâ kâ’inât-il aqdâr ua uaffiqnî: fîhi lit-tuqâ ua suhbatil abrâr bi’aunika iâ qurrata ‘ainil masâkîn
¡Oh, Dios mío, purifícame en este (día) de las vilezas e impurezas (de las pasiones) y hazme paciente frente al destino! Hazme victorioso en este (día) en la devoción y la compañía de los bienhechores. Por tu auxilio, ¡Oh, Luz de los ojos de los indigentes!

Día 14:
al•lâhumma lâ tu’âjidhnî fîhi bil ‘azarât ua aqilnî fîhi minal jatâiâ ual hafauât ua lâ
taÿ’alnî fîhi garadan lil balâiâ ual âfât bi’izzatika iâ ‘izzal muslimîn
¡Oh, Dios mío, no me reproches en este (día) por mis tropiezos, y acepta mi disculpa en este (día) de los errores y faltas, y no me hagas blanco en este (día) de las aflicciones y calamidades! Por tu Poderío, ¡Oh, Poder de los Musulmanes!

Día 15:
al•lâhumma-r zuqnî fîhi ta‘atal jâshi‘în uashrah fîhi sadrî bi inâbati-l
mujbitîn bi amânika iâ amânal jâ’ifîn
¡Oh, Dios mío, agráciame en este (día) con la obediencia de los humildes.
Bríndame un corazón amplio como el de los arrepentidos, temerosos, sometidos a Ti! Por tu Salvación, ¡Oh, Salvación de los Temerosos!

Día 16:
al•lâhumma uaffiqnî fîhi limuâfaqatil abrâr ua ÿannibnî fîhi murâfaqatal
ashrâr ua âuinî fîhi birahmatika ilâ dâril qarâr bi ilâhiîatika iâ ilâhal ‘âlamîn
،Oh, Dios mío, ayudame, dame éxito en este (día) para entablar amistad con los benevolentes, aléjame en este (día) de la amistad con los malhechores, y refúgiame en este (día), mediante Tu Misericordia, en la firme morada. Por tu Divinidad, ،Oh, Dios de los Universos!

Día 17:
al•lâhumma-hdinî fîhi lisâlih-il a’mâl uaqdi lî fîhil hauâ’iÿa ual amâl iâ man lâ
iahtâÿu ila-t tafsîri ua-s su’âl iâ ‘âlimam bimâ fî sudur-il ‘âlamîn sal•li ‘alâ
muhammadin ua âlihi-t tâhirîn
،Oh, Dios mío, guíame en este (día) hacia los buenos actos y satisface en este (día) mis necesidades y esperanzas! ،Oh, quien no necesita las explicaciones y preguntas (de sus siervos)! ،Oh, quien conoce lo que hay en el interior de los pechos de las criaturas! ،Bendice a Muhammad y su Descendencia purificada!

Día 18:
al•lâhumma nabbihnî fîhi libarakâti as•hârih ua nawuir fîhi qalbî bidiâ’i anuârih ua
judh bi kul•li a’dâ’i ilat tibâ’i âzârih binûrika iâ munawuira qulûbil ‘ârifîn
،Oh, Dios mío, hazme consciente en este (día) para recibir las bendiciones de las madrugadas, ilumina en este (día) mi corazón con el esplendor de sus luces y conduce a todos mis miembros a seguir sus efectos (las bendiciones de este día)! Por tu luz, ،Oh Quien ilumina a los corazones de los gnósticos!

Día 19:
al•lâhumma uaffir fîhi hadzî mim barakâtih ua sahhil sabîlî ilâ jairâtih ua lâ
tuhrimnî qabûla hasanâtih iâ hâdian ilal haqqil mubîn
،Oh, Dios mío, acrecienta en este (día) la porción que me corresponde de sus bendiciones, facilita mi camino hacia todo lo bueno que hay en él y no me prives en este (día) de aceptar sus bendiciones! ،Oh, Guía de la verdad clara!

Día 20:
al•lâhumma-ftah: fîhi abuâbal ÿinân ua agliq ‘annî fîhi abuâb-an nîrân ua uaffiqnî
fîhi litilâuatil qur’ân iâ munzila-s sakînati fî qulûbil mu’minîn
،Oh, Dios mío, abre para mí en este (día) las puertas del Paraíso, cierra para mí en este (día) las puertas del fuego y dame éxito en este (día) para recitar el Corán! ،Oh, Quien desciende el sosiego a los corazones de los Creyentes!

Día 21:
al•lâhumma-ÿ‘al lî fîhi ilâ mardâtika dalîla ua lâ taÿ’al li-sh shaitâni fîhi ‘alaîia
sabîla ua-ÿ‘alil ÿannata lî manzilan ua maqîla iâ qâdia hauâ’iÿ-it tâlibîn
،Oh, Dios mío, establece para mí en este (día) una guía para obtener tu satisfacción; no coloques a Satanás en mi camino, y establece para mí el Paraíso como morada y estancia! ،Oh, Quien satisface las necesidades de quienes solicitan!

Día 22:
al•lâhumma-ftah lî fîhi abuâba fadlik ua anzil ‘alaîia fîhi barakâtika ua uaffiqnî fîhi
limûÿibâti mardâtik ua askinnî fîhi buhbûhâti ÿannâtika iâ muÿîba da’uat-il
mudtarrîn
،Oh, Dios mío, abre para mí en este (día) las puertas de Tu bondad, haz descender para mí en este (día) Tus bendiciones, hazme victorioso en este (día) para Tu satisfacción y hospédame en este (día) en medio de los Paraísos!
،Oh, Quien responde la súplica de los compelidos!

Día 23:
al•lâhumma-gsilnî fîhi mina-dh dhunûb ua tahhirnî fîhi minal ‘uiûb uamtahin qalbî
fîhi bitaquâl qulûb iâ muqîla ‘azarâtil mudhnibîn
،Oh, Dios mío, purifícame en este (día) todos los pecados, aléjame en este (día) de mis defectos, y prueba mi corazón en este (día) colocándolo en el rango de los corazones devotos! ،Oh, Quien perdona los deslices de los pecadores!

Día 24:
al•lâhumma innî as’aluka fîhi mâ iurdîka ua a’ûdhu bika mimmâ iu’dhîka ua
as’aluka-t taufîqa fîhi li’an utî’aka ua lâ a‘sîka iâ ÿauâda-s sâ’ilîn
،Oh, Dios mío, te pido en este (día) todo lo que Te satisface y me refugio en Ti, de todo aquello que Te moleste, y te pido éxito en este (día) para obedecerte y no contrariarte! ،Oh, Bondadoso con los suplicantes!

Día 25:
al•lâhumma-ÿ‘alnî fîhi muhibban li’auliâ’ika ua mu’âdian li a’dâika mustannam
bisunnati jâtimi anbiâ’ika iâ ‘âsima qulûb-in nâbiîin
،Oh, Dios mío, cuéntame en este (día) entre quienes aman a Tus amigos próximos, cuéntame entre los enemigos de tus enemigos, y hazme seguidor de la tradición del Sello de Tus Profetas! ،Oh, Quien torna indemne los corazones de los Profetas! (de pecados y faltas).

Día 26:
al•lâhumma-ÿ‘al sa’î fîhi mashkûrâ ua dhanbî fîhi magfûrâ ua ‘amalî fîhi maqbûlâ
ua ‘aibi fîhi mastûrâ iâ asma’a-s sâmi’în
،Oh, Dios mío, haz que mi esfuerzo en este (día) sea recompensado, que mi pecado sea perdonado, mi práctica sea aceptada y mis defectos sean cubiertos!
،Oh, Quien mejor oye de entre quienes oyen!

Día 27:
al•lâhumma-rzuqnî fîhi fadla lailat-il qadr ua saîir umûrî fîhi minal ‘usri ilal iusri
ua-qbal ma’âdhirî ua hutta ‘annî-dh dhanba ual uizra iâ ra’ûfam bi ‘ibâdih-is
salihîn
،Oh, Dios mío, otórgame en este (día) el mérito de la Noche del Decreto, cambia mis asuntos en este (día), de la dificultad a la facilidad, acepta mis disculpas y extirpa de mí el pecado y la carga! ،Oh, Quien es cariñoso con sus siervos benevolentes!

Día 28:
al•lâhumma uaffir hadzdzî fîhi mina-n nauâfili ua akrimnî fîhi bi ihdâril masâ’il ua
qarrib fîhi uasîlatî ilaika min bainil uasâ’ili iâ man lâ iashgaluhu ilhâh-ul mulihhin
،Oh, Dios mío, acrecienta en este (día) mi provecho de los actos preferibles y hónrame en este (día) con la preparación de mis asuntos, y acerca en este (día) entre todos los medios, el medio que me conduzca a Ti! ،Oh a Quien no distrae la insistencia de los suplicantes!

Día 29:
al•lâhumma gashshinî fîhi birahmati ua-rzuqnî fîhi-t taufîqa ual ‘ismah ua tahhir
qalbî min gaiâhib-it tuhmati iâ rahîmam bi’ibâdihil mu’minîn
،Oh, Dios mío, cúbeme en este (día) con tu Misericordia! ،Y agráciame en este (día) con el éxito y la indemnidad, y limpia mi corazón de las tinieblas de las vacilaciones e imaginaciones! ،Oh Quien es Misericordioso con sus siervos creyentes!

Día 30:
al•lâhumma-ÿ‘al siâmî fîhi bi-sh shukri ual qabûli ‘alâ mâ tardâh ua iardâhu-r
rasûl muhkamatan furû’uhu bil usûl bihaqqi saîidinâ muhammadin ua âlih-it
tâhirîn ual hamdu lil•lâhi rabbil ‘alamîn
،Oh, Dios mío, agracia mi ayuno en este (día) con la buena recompensa y aceptación de acuerdo a lo que Tú deseas y desea Tu Enviado, fortaleciendo sus ramas a través de sus bases, por la verdad de nuestro señor Muhammad y su Descendencia Inmaculada! ،Gracias Señor de los Universos.

Du’as para recitar después de cada oración obligatoria durante el mes de Ramadhan

Du’a 1
En el nombre de Allah el Clemente, el Misericordioso
¡Oh, Altísimo!. ¡Oh, Ingente!. ¡Oh, Perdonador!. ¡Oh, Misericordiosísimo!. ¡Tú eres el Señor Majestuoso, el que no tiene nada semejante!. ¡El Oyentísimo, Videntísimo!.
Este es un mes que engrandeciste, honraste, ennobleciste y preferiste a otros meses. Este es un mes que me obligaste ayunar.
Este es el mes de Ramadhan en el que revelaste el Corán, como Guía para la humanidad y las evidencias de la Guía y el discernimiento.
Y estableciste en él la noche del Qadr (destino, designio, decreto) y estableciste que esta noche sea mejor que mil meses.
¡Poseedor de los Dones, al que nadie puede dotar de nada!. ¡Dóname mi liberación del Fuego, entre aquellos que liberas!. ¡Introdúceme en el Paraíso, por Tu Misericordia, el más Misericordioso de los misericordiosos!.
Du’as para recitar antes de la ruptura del ayuno

Du’a 2
En el nombre de Allah el Clemente, el Misericordioso
¡Allahumma!. Por Ti he ayunado, de Tu provisión me desayuno y a Ti me encomiendo
Luego, antes de poner el primer bocado en la boca, decir:
En el Nombre de Allah, el Compasivo, el Misericordioso. ¡Oh, el de amplísimo perdón!. ¡Perdoname!.
luego se recita la sura Al Qadr
«Por cierto que Hemos revelado el Corán en la noche del Qadr.
¿Y qué te hará entender lo que es la noche del Qadr?
La noche del Qadr es mejor que mil meses. En ella descienden los ángeles con el Espíritu, con el permiso de su Señor, para ejecutar todas sus órdenes.
Ella es Paz hasta que surja la aurora»

Du’a 3
En el nombre de Allah el Clemente, el Misericordioso
¡Allahumma! (Dios nuestro). Por Ti hemos ayunado, de Tu provisión hemos desayunado, acéptalo pues, de nosotros.
Ciertamente Tu eres el Omnioyente, el Omnisapiente.
Du’as para recitar durante las noches del mes de Ramadhan

Du’a 4 lftitah
¡Allahumma!, comienzo el elogio con Tu alabanza, pues eres Tú quien conduce infaliblemente y por Tu Gracia, hacia la verdad, y porque he llegado al convencimiento de que Tú eres el más Clemente de los clementes cuando se trata del Perdón y la Misericordia. El más firme de los que castigan, cuando se trata del Castigo y de la Venganza. Y el más Grande de los grandes, cuando se trata de la Gloria y la Majestad.
¡Allahumma!, Tú me has autorizado a invocarle y a solicitarte, oye pues ¡oh Tú que escuchas mi elogio!. Responde pues, ¡oh Clemente!, a mi invocación, y perdona pues mis tropiezos ¡Oh continuo Perdonador!.
Porque, ¿cuantas penas, Allahumma, no has aliviado, y cuantas preocupaciones no has absuelto, y cuantos círculos de desdichas no has desatado?.
Alabanzas a Allah que no se ha dado ni compañera ni hijo; que no tiene asociados en Su Dominio, que no tiene necesidad de protector Para defenderse contra la humillación y del Cual debe proclamarse absolutamente Su Grandiosidad.
Alabanzas a Allah que no tiene oponente en Su Dominio, ni rival en Su Mandato.
Alabanzas a Allah que no tiene asociados en Su Creación, ni semejantes en Su Majestad.
Alabanzas a Allah que se extiende Su Mandato y Su Elogio a la Creación, que se hace aparente Su Gloria por Su Generosidad, que tiende Su mano por Su Esplendidez.
Aquel cuyos tesoros no disminuyen y cuyos dones generosos no hacen sino aumentar la Generosidad y la Munificencia. Él es el Honrado, el continuo Donador.
¡Allahumma!, Te pido pocas cosas respecto de la inmensidad (de lo que Tú posees); sin embargo, mientras mi necesidad es grande Tuno necesidad está “probada”, y para mí supone mucho y para Ti es fácil y sencillo.
¡Allahumma!, el hecho de que Tú hayas perdonado mi pecado, pasado mi falta, absuelto mi injusticia, encubierto mi acción detestable y hayas sido indulgente ante mis numerosos crímenes cuando yo pecaba deliberadamente, me ha hecho ambicioso para pedirte lo que no merezco de Ti, Tú que me has dado los medios de existencia por Tu Misericordia, que me has hecho entrever algo de Tu Poder y conocer algo de Tu respuesta.
Entonces me he puesto a invocarle con toda confianza y a solicitarte, sin miedo ni temor, exigiendo de Ti con familiaridad aquello por lo que he venido hacia Ti.
Si eso tardara en llegarme yo Te censuraría por mi ignorancia, pero quizás este retraso vale más para mí por la simple razón de que Tú conoces con antelación el resultado de las cosas.
Así, no he visto jamás un dueño más generoso y más paciente que Tú hacia un servidor tan mezquino como yo.
¡Allahumma!, mientras que Tú me llamas yo Te vuelvo la espalda, mientras que Tú Te muestras amable hacia mi, yo Te pongo mala cara, mientras que Tú me das testimonio de Tu afecto yo lo rechazo como si yo mereciera más que Tú.
Y a pesar de todo, esto no Te ha impedido ser Misericordioso conmigo, Benéfico con respecto a mí y que me cubras con Tu Favor y Tu Generosidad.
Sé pues Misericordioso hacia Tu siervo ignorante y ofrécele generosamente el favor de Tu Beneficencia, pues Tú eres el continuo Donador, el Generoso.
Alabanzas a Allah, Dueño del Dominio. Aquel que hace navegar a los navíos, que domina los vientos, que hace tomar el alba, el Juez del Día del Juicio Final, el Señor de los Mundos.
Alabanzas a Allah que ha dado pruebas de su clemencia, aunque Él sepa.
Alabanzas a Allah por haber indultado aunque Él conoce.
Alabanzas a Allah que ha perdonado aunque Él es Poderoso.
Alabanzas a Allah por Su Gran Paciencia en Su Cólera, mientras que Él posee todo el poder sobre todo lo que Él quiere.
Alabanzas a Allah, Creador de los Universos, Proveedor de los medios de subsistencia, pleno de majestad y de Munificencia. Aquel que está lejos que no es visible, y tan cerca que oye los conciliábulos. Él es el Bendito, el Altísimo.
Alabanzas a Allah que no tiene rival que se le iguale, ni semejante de Su nivel, ni sostén que lo apoye. Él ha vencido por Su Honor a los honrados y ante su Grandeza los grandes se humillan. Él consigue con Su poder todo lo que quiere.
Alabanzas a Allah que me responde cuando Le llamo, que encubre mis defectos cuando Le desobedezco y aumenta para mí Sus beneficios sin que yo Le recompense por ello.
¿Cuantos buenos donativos no me ha hecho, de cuantas terribles catástrofes no me ha librado y cuántos esplendores no me ha hecho ver?.
Así, yo hago elogio cantando Su alabanza y Le invoco glorificándole.
Alabanzas a Allah cuyo velo es inviolable, cuya puerta no se cierra, que no rechaza a aquel que Le solicita, y no decepciona jamás al que ha puesto su esperanza en Él.
Alabanzas a Allah que tranquiliza a los que tienen miedo, que salva a los verídicos, que levanta a los oprimidos y rebaja a los orgullosos, que hace perecer a los reyes y los reemplaza por otros.
Alabanzas a Allah, que fulmina a los tiranos, que alcanza a los fugitivos, que inflige un castigo ejemplar a los injustos. Auxilio de aquellos que imploran Su ayuda. Objeto de las necesidades de los solicitantes. Aquel con quien cuentan los siervos piadosos.
Alabanzas a Allah cuyo temor hace tronar tanto a los cielos como a sus habitantes. Temblar tanto a la tierra y sus residentes como a los mares y a toda criatura que navega en sus profundidades.
Alabanzas a Allah que nos ha guiado, mientras nosotros no seríamos bien conducidos sin Él.
Alabanzas a Allah que crea y que no es creado, que dispensa los medios de existencia sin que nadie se los suministre, que nutre y no tiene ninguna necesidad de alimento, que da la muerte a los vivos y resucita a los muertos mientras que Él es el Vivo que nunca muere. Él posee en Su mano el Bien y Es Poderoso sobre toda cosa.
¡Allahumma!, Bendice a Muhammad Tu siervo y Tu Profeta, Tu confidente, Tu elegido, Tu bien amado y la mejor de Tus criaturas, el guardián de Tu secreto, el que comunica Tus mensajes.
Que Tu relación con él sea la mejor, la más hermosa, la más virtuosa, la más explícita, la más magnánima, la más pura, la más sublime, la más aventajada de entre Tus servidores, Tus Profetas, Tus Mensajeros, Tus elites y todas Tus criaturas a las que has bendecido; que has cubierto con Tu Misericordia, de las que te has enternecido y a las que Tú has saludado.
¡Allahumma!, Bendice también a Tu servidor ‘Ali, ‘Amir al mu’minin (1), heredero del Mensajero del Señor de los Mundos.
Bendice también a la Verídica y Pura Fatimat az Zahra, Señora de las mujeres del universo.
Bendice también a los dos niños de la Misericordia, los dos Imames del Camino Recto, Hasan y Husein, Señores de los jóvenes del Paraíso.
Bendice también, mucho y siempre, a los Imames de los musulmanes: ‘Ali Ibn al Husein, Muhammad al Baqir, Ya’afar as Sadiq, Musa al Kazim, ‘Ali ar Ridha
Muhammad al Yauad, ‘Ali al Hadi, al Hasan al Askari y el Sucesor. Son Tus evidencias para Tus siervos y Tus confidentes en Tu nación (la tierra).
¡Allahumma!, Bendice igualmente al Tutor de Tu Orden (precepto), al Qa’im, el Levantador esperado y el Justo esperado. Rodéalo de Tus ángeles, los más próximos a Tu Gloria y sosténlo por el Espíritu Santo, ¡oh, Señor de los Mundos!.
¡Allahumma!, haz de él quien llama a Tu Libro y que levanta Tu religión, haz de él Tu lugarteniente en la tierra como lo hiciste para aquellos que vinieron antes de él. Establece firmemente la religión que Tú has admitido para él. Cambia su inquietud en seguridad, Te adorará y no Te asociará a nadie.
¡Allahumma! hazle honrado y honra por él (a quienes le siguen), apóyale y vence por él. Concédele una victoria decisiva y una conquista evidente.
¡Allahumma!, haz por él radiante Tu religión y la sunna (tradición) de Tu Profeta para que no oculte nada de la verdad por temor a una de Tus criaturas.
¡Allahumma!, nosotros deseamos de Tu parte un Estado honorable por el cual lanzas al Islam y sus adeptos, humillas la hipocresía y sus adeptos, y por el cual
Tú nos colocas entre aquellos que llaman a Tu obediencia, quienes conducen hacia Tu camino y gracias al cual Tú nos concedes el honor en este bajo mundo y en el de más allá.
¡Allahumma!, lo que Tú nos has hecho saber de la Verdad, haznos aplicarlo y lo que de la Verdad se nos ha escapado indícanoslo.
¡Allahumma!, reúnenos por él (2) y por el fin de nuestra dispersión, cierra por él nuestra brecha, restablece nuestra integridad, aumenta nuestro pequeño número, transforma nuestra humillación en poder, enriquece lo que asegura nuestro medio de subsistencia, Cumple nuestra obligación, pon fin a nuestra pobreza, atiende lo que nos hace falta, simplifica nuestras dificultades, purifica nuestros rostros, exímenos de nuestra cautividad, haz que tenga éxito nuestra petición y haz que se cumplan por él nuestras promesas, responde a nuestra llamada y danos más de lo que nosotros podríamos desear ¡oh Tú, el Mejor de los rogados, el más generoso de los Donantes y sana nuestros pechos, aleja el rencor que roe nuestros corazones y guianos con Tu permiso hacia la Verdad, que se está dudando de ella, pues Tú conduces a quien Tú quieres el Camino Recto y haznos triunfar contra tu enemigo y nuestro enemigo ¡oh Dios de la Verdad, amen!.
¡Allahumma!, nosotros nos quejamos ante Ti, de la pérdida de nuestro Profeta, de la ocultación de nuestro Imam, de la pequeñez de nuestro número, del gran número de nuestros enemigos, de la dificultad de nuestras pruebas, de la hostilidad de nuestra época hacia nosotros.
Bendice entonces a Muhammad y a la familia de Muhammad, y ayúdanos contra todo esto por una conquista que nos concederás rápido y por la desaparición del mal que sufrimos y por una victoria que Tú honras y por un gobierno justo que harás aparecer y por una misericordia de Tu parte de la cual Tú nos cubrirás y por una buena salud de la cual Tú nos vestirás. Por Ti, el más Misericordioso de los misericordiosos.

Du’a 5
En el nombre de Allah el Clemente, el Misericordioso
¡Ilahi! (Dios mío) se han parado los mendigos delante de tus puertas, se han refugiado los pobres en tu vecindad (aferrado a tu vecindad), se ha parado el barco de los indigentes al borde del mar de Tu Generosidad y Largueza, esperando el paso hacia el espacio abierto de Tu Misericordia y Gracia.
¡Ilahi! si en este honrado mes, Te apiadas únicamente de aquel que fue sincero contigo en su ayuno y su oración (levantamiento), entonces quién (salva) al pecador y negligente cuando se ahoga en el mar de sus faltas y pecados?. ¿Ilahi, si no te apiadas excepto de los obedientes entonces a quién se aferran los que no lo son?, si no aceptas excepto a los trabajadores, ¿entonces a quién se aferran los negligentes?.
¡Ilahi!, ganaron los ayunadores, prosperaron los oradores y se salvaron los sinceros, mientras nosotros somos tus esclavos pecadores; entonces, apiádate de nosotros por Tu Misericordia, libéranos del fuego por Tu Perdón, y perdónanos nuestros pecados por Tu Benevolencia, ¡oh Tú que eres el más Misericordioso de todos los misericordiosos!.

Du’a 6
En el nombre de Allah el Clemente, el Misericordioso
¡Allahumma!, haz que seamos de los buenos por Tu Misericordia; a los altísimos sitios (del paraíso) súbenos; con un cáliz de ma’in de una fuente Salsabil (3) danos de beber; con los hurul’in (4) por Tu Misericordia cásanos; haz que los niños eternos que parecen perlas (guardadas) sean nuestros servidores; de las carnes de las aves y frutos del paraíso danos de comer; de las ropas de sundus, seda y istabrak (5) cúbrenos; y la noche de Qadr, la peregrinación a Tu Sagrada Casa y matarnos en tu camino con tu Waliyy’ (El Imam de la época) haz que alcancemos; y concédenos la buena súplica y petición (que te hacemos); ¡oh nuestro Creador escucha y respóndanos!.
Y cuando reúnas a los primeros junto con los últimos el día de Kiamat (Día del Juicio) sé misericordioso con nosotros; una absolución del fuego, y seguridad del castigo escríbenos; en el Infierno no nos esposes; por el castigo y humillación que Tu das no nos aflijas; del zakkum (6) y del dari’ no nos des de comer; con los demonios no nos juntes; en el fuego sobre nuestros rostros no nos arrojes; de las ropas del fuego y vestidos del katiran (7) no nos vistas; y de toda maldad, ¡oh quién no hay dios sino Tú, por el valor de “no hay divinidad sino Tú”!, sálvanos, Amén, Amén.