im4

DA CLICK EN EL LINK Y DESCARGA EL SAGRADO CORAN

El Sagrado Corán (edición comentada al español de Raúl González Bórnez)

 

El Corán Como el único libro celestial a disposición de la humanidad

por: Profesor Sheikh Mizbah Yazdi

tr. Anwar Ruiz

 El Imam ‘Ali (a.s.) ha presentado al Corán y su posición en más de veinte sermones registrados en el Nahy-al-Balaghah. Algunas veces él (a.s.) ha dedicado más de la mitad de un sermón a explicar la posición del Sagrado Libro, su papel en la vida de los musulmanes y el deber de éstos para con el libro celestial. Aquí, nos limitaremos a explicar algunas descripciones que se hacen acerca del Sagrado Corán en el Nahy-al-Balaghah.

El Imam (a.s.) dice en el sermón 133:

¨El Libro de Al-lah está entre ustedes. Habla y su lengua no titubea¨

Es decir, ¨El Corán es accesible para ti. Contrario a otras escrituras celestiales como las reveladas a Hadrat (excelencia) Musa (Moisés) y Hadrat Isa (Jesús) (a.s.),  el Corán está a la mano.  Se dice que en el pasado, especialmente entre los judíos, la escritura revelada no estaba a disposición de las masas. Únicamente algunas partes de la Torá quedaban al alcance de los eruditos Judíos y el común de la gente no podía referirse a la Torá.

Acerca de las escrituras celestiales reveladas a Hadrat ‘Isa (Jesús Hijo de la Santa Virgen María) (a.s.) su situación ha sido más preocupante porque lo que es hoy conocido como el Evangelio (Inyil) entre los cristianos no es el libro revelado a Jesús el Mesías (a.s.),  más bien consiste en temas compilados por cierto individuos y conocidos como los Cuatro Evangelios Canónicos.  Por lo tanto, las anteriores comunidades fueron privadas de las escrituras celestiales. Pero el Corán tiene una historia diferente. La manera de revelación del Sagrado Libro, su recitación y enseñanza por parte del Santo Profeta (a.s.) fue tal que la gente memorizó sus versos y éste en su forma completa estuvo a disposición de todos. Entre otras importantes distinciones de este libro celestial está que Dios mismo, el Exaltado, asumio la responsabilidad de salvaguardar y preservar el Sagrado Corán de cualquier amenaza. Además,  el Mensajero de Al-lah (a.s.) se preocupó porque los musulmanes memorizarán las aleyas divinas de tal forma que un buen número de musulmanes lo aprendieron en vida del Profeta. Acostumbraban preparar manuscritos de las aleyas tan pronto como eran reveladas y gradualmente las memorizaban. La duplicación de estos manuscritos, su traslado de una persona a otra, de un memorizador a otro fue lo que lo hizo accesible a todos.

El Imam Ali (a.s) dijo: “El libro de Dios está entre ustedes”. “Habla y su lengua no titubea”. Es importante enfatizar en estas frases. El Imam Ali dice: “Este libro habla y su lengua no se cansa de hablar”.

¨Es una casa cuyos pilares no se caerán, y una fuerza cuyos auxiliadores nunca serán derrotados¨

El Corán Habla

Por una parte, en la descripción del Corán en el Nahy-al-Balaghah el Imam ‘Ali (a.s.) dice que este libro es un libro parlante y que no se ha cansado de hablar. Se expresa claramente. Por otra parte, el Imam (a.s.) dice que el Corán no habla. Debe ser inducido a hablar y ¨Yo soy quien expone a ustedes este Corán¨. En algunos casos  describe el Corán como un ¨parlante silencioso¨ (sāmitun nātiq) . El Corán habla pero es silencioso. ¿Qué significa eso?

Parece que esta expresión señala dos diferentes perspectivas acerca de este libro celestial. Una perspectiva sostiene que el Corán es un libro sagrado pero silencioso, sentado en una esquina. No le habla a nadie y ninguno se comunica con él. La segunda perspectiva es que es un libro parlante el cual se dirige a todos los seres humanos, les pide que sigan su guía y les da a sus seguidores las buenas nuevas del éxito y la libertad.

Obviamente, un Corán descrito solo en base a su santidad y nada más, consistente de palabras, enunciados y versos escritos en el papel, libro besado por los musulmanes,  al cual respetan y lo ubican en el mejor lugar de sus hogares, que algunas veces lo recitan en reuniones sin prestar atención a su significado, asi sería un libro silencioso que no se expresa sonido alguno. Todo aquel que tenga tal visión del Corán, nunca escuchará una palabra de él y el Corán nunca le solucionará ninguno de sus problemas.

Por consiguiente, estamos obligados a seguir la segunda perspectiva. Y es que debemos considerar al Corán como el libro de la vida. Cultivando el espíritu de sumisión a Dios, el Exaltado, tenemos que estar preparados para escuchar el Mensaje del Sagrado Corán, que contiene instrucciones para mejorar la vida. Es en esta forma que el Corán habla y articula, se dirige a los seres humanos y les guía en todos los aspectos de la vida.

Además de esta interpretación del Corán como un ¨parlante silencioso¨ que mencionamos hay un profundo significado de él que es a lo que se refiere el Imam ‘Ali (a.s.) cuando dice: ¨Yo soy quien expone a ustedes este Corán¨.

Es cierto que el Sagrado Corán es la Palabra de Dios, el Exaltado, y la verdad de esta palabra divina y la manera de su revelación está más allá de nuestra comprensión,  pero puesto que el propósito es la guía de la humanidad, esta Palabra de Dios está simplificada en forma de palabras, enunciados y versos que pueden ser leídos y escuchados por todos los seres humanos. Sin embargo, no es correcto decir que los contenidos de todos los versos puedan ser entendidos y comprendidos por las mentes del promedio,  y que el significado de los versos se entiendan sin referirse a la explicación e interpretación del Mensajero (P), los Imames infalibles (a.s.) y todos aquellos Arraigados en el Conocimiento.